Publicado el

No importa el tiempo que lleves, siempre hay manera de vivir feliz con tu pareja

¿Sabías que puedes ser feliz con tu pareja aunque lleven muchos años juntos?. Lo cierto es que tan solo dependerá de ustedes dos:

Ganas, energía y entusiasmo son los ingredientes básicos para que tu pareja funcione durante mucho, muchísimo, tiempo.

Aunque no existe la fórmula mágica de la felicidad, sí que hay algunos elementos que tú puedes llevar a cabo y conseguir hacer que, tanto tu vida como la de tu pareja, sea más alegre y positiva.

Al fin y al cabo, nosotros somos los dueños de nuestro destino y, por tanto, ser feliz o no depende solo de nosotros mismos.

A mantener vivo tu amor y seguir siendo los mejores compañeros el uno para el otro.

Quiérete mucho

Aunque parezca algo contradictorio, lo cierto es que para poder ser feliz con tu pareja es imprescindible que seas feliz contig@ mism@. Es imposible que quieras a alguien de forma sana si, primero, no te quieres a ti. Por eso lo primero es que cuides de ti, cuides de tu cuerpo tanto a nivel mental, como físico, como espiritual.

Practica una actitud respetuosa y amorosa contigo para, así, poder tener esa misma actitud con tu pareja.

Recuerda: el cambio empieza en ti mismo así que no te dejes en segundo plano.

Un rato cada día con tu pareja

Sabemos que esto puede ser algo complicado pero, lo cierto, es que es importante que intentes reservar un rato especial de forma diaria (si viven juntos) o varias veces a la semana (si vives separados). Con esto harás que, pese a la rutina y la monotonía, siempre tengas un momento para estar juntos, para disfrutar de su compañía, de una charla o de un café. Estos ratos son necesarios para fortalecer su vínculo y sentir que juntos son un equipo fuerte y unido.

Aprende a discutir, hay que saber subiernos al rhin

Uno de los mejores consejos para ser feliz con tu pareja es que las discusiones sean controladas y racionales. Este es uno de los aspectos más difíciles de conseguir, lo sabemos, porque muchas veces entran en juego factores como el estrés diario, el cansancio, los reproches, etcétera. Sin embargo, es de vital importancia que aprendas a comunicarte de forma productiva y constructiva.

Si hay algo que te desagrada de tu pareja díselo de buenas maneras y, si reacciona mal, déjale un momento para que recapacite. Muchas veces podemos dejarnos llevar por el ímpetu o la ira pero esto es algo que debemos controlar para disfrutar de relaciones sanas.

No guardes facturas

Si tienes algo que sucedió, lo primero es esperar a un mejor momento para ambos, revisarte tu que pasó y desde donde salió ese enojo, ver la intencionalidad si tu lo generaste, tratar de encontrar que es tuyo y que es de la otra persona, tal vez invitarlo a dar una vuelta al parque al otro día y comentar lo que te pasa con lo que él o ella hace o hizo y que limpies y te hagas cargo de lo que te toca, porque hay un 50%,

Cuando vayas a la reunión lleva digerido el tema, ten un compromiso contigo, esta dispuest@ a escuchar y digerir para pedir perdón y hacerte cargo.